Av. Callao 67, Capital Federal Buenos Aires, Argentina


Recibir Newsletter
Notas de interés

Te ofrecemos información que puede serte muy útil

Notas de Interés > Interés general

La función social del diseño


Un nuevo aporte a la confusión general del diseño. ¿No teníamos ya suficientes problemas que resolver como para dedicar tiempo y esfuerzo a pensar en uno nuevo? Sin embargo, la función social del diseño es otro tema recurrente. Una vez más, llama poderosamente la atención la amplitud de criterios que conviven en nuestros debates; pasamos de no tener incidencia en la comunicación a contribuir activamente en la solución a conflictos sociales.

Lejos está de mi intención el resignarme a un mundo que cada vez ignora más las sanas utopías, donde las grandes obras y los grandes pensamientos parecen caer irremediablemente frente al

paso firme y avasallante del consumismo. Pero dudo que el diseño sea el espacio para luchar.

Estamos insertos en una sociedad de consumo que por momentos, aunque disfrazada, roza lo inhumano. Justamente esa misma sociedad de consumo es la que da motivo de existencia al diseño tal cual hoy lo entendemos. Sólo una sociedad tan ávidamente consumista puede justificar la existencia de aguas premium, como la que ilustra la nota, mientras que nadie ignora que el agua será motivo de conflicto mundial futuro. ¿Pierini Partners (estudio responsable del diseño) debería haber rechazado ese trabajo? ¡Qué ridículo!

El poner en tela de juicio si un diseñador que está en contra del cigarrillo debería trabajar para una empresa tabacalera (típico lugar común producto de mezclar diseño y ética) sólo merece ser respondido por aquel que alguna vez se haya negado a un trabajo de esas características, justamente por principios éticos.

Personalmente sólo vi posiciones firmes en quienes no tienen ninguna posibilidad de pasar por esa disyuntiva. Si una cadena de supermercados compra a otra, logrando monopolizar el mercado, ¿debemos dejar de trabajar para ese grupo empresario?

¿Algún diseñador tendrá la ocurrencia de investigar realmente los efectos secundarios de una droga antes de realizar el folleto para el medicamento que la use?

Está claro que no tenemos la más mínima injerencia de hacia dónde se dirija la sociedad de consumo. Somos únicamente un engranaje menor de una maquinaria que funciona más allá del diseño.

El único resultado de todo esto es ponernos nosotros mismos una pesada mochila en nuestros hombros, y confundir más aún al futuro profesional que ya de por sí tiende a sentirse artista y ahora sospecha que pueda ser un mesías gráfico (recuerdo que más de un espacio de debate tuvo como título: ¿Puede el diseño salvar al mundo?).

Decir que el diseño es un servicio orientado hacia el bienestar y la calidad de vida indudablemente eleva a la profesión en los papeles, pero no es una frase fácil de implementar en la vida profesional. No porque no sea la intención de muchos de los diseñadores, sino porque rara vez el diseñador está en condiciones de tomar decisiones que contribuyan al bienestar de la humanidad, salvo que le estemos atribuyendo algún poder sobrenatural al uso de cierta tipografía o color. Esto, claro está, en función al perfil de diseñador que venimos viendo como realidad.

El debate acerca de la comunicación versus la persuasión –cuando está en duda que realmente seamos comunicadores, y cuando mucho menos estamos capacitados para el uso de herramienta de persuasión– merecería ser postergado hasta que estos tópicos más primarios estén resueltos. De cualquier manera de centrarnos en un perfil ideal de diseñador-comunicador, vamos a seguir estando distantes de poder interactuar de tal manera que incidamos directamente en el bienestar de la humanidad.

Si creemos que nuestra posición de aporte radica, por ejemplo, en resolver con cierto orden y nivel de lectura una ficha que debe ser completada por personas adultas facilitando así la tarea, y eso habilita el poder hablar del diseño como salvador del mundo, entonces ¿qué nos queda para aquel taxista que cierta vez encontró en su auto un maletín sin identificación repleto de plata, y sin embargo se las ingenió para devolverlo?

Por Jorge Piazza
 



¿Querés saber más sobre nuestra Institución?
Hacé CLICK AQUÍ!

Compartí esta Info en

Nueva Escuela de Diseño y Comunicación
Instituto Superior Incorporado a la Enseñanza Oficial A-1002
Av. Callao 67, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina

Atención de Lunes a Viernes de 9 a 20 hs.
Teléfonos: (0054-11) 4371-4540 / 4371-6476 / 4373-1377
Para mayor información hacé click aquí

Hace un semestre en Nueva Escuela
(Armá, de la forma que gustes, un selectivo con materias de carreras y cursos intensivos para hacer presencialmente en nuestra institución.)
Cursa una carrera de grado
Realiza un curso de Formación profesional
Capacitate con nuestros cursos online